25 de Octubre de 2009

Los 80 años de la ex Escuela del Trabajo - Jornada de fiesta

Una mañana de emociones, anécdotas y reivindicación

La comunidad educativa celebró las ocho décadas

Docentes, ex docentes y ex alumnos del IPEM 49 Domingo Faustino Sarmiento celebraron ayer los 80 años de la institución.
El acto central fue a las 10 de la mañana y se extendió por más de dos horas. Bajo el sol, en la puerta del tradicional establecimiento, la comunidad educativa celebró las ocho décadas de un colegio que hizo historia. Como dato ensombrecedor, se anotó el hecho de que asistieran poquísimos estudiantes.
El intendente Eduardo Accastello junto a su esposa, Nora Bedano -diputada nacional-, el funcionario Marcelo Fita, los concejales Verónica Vivó y Rosa Cámpora, el secretario de Gobierno Rafael Sachetto, y otras autoridades, siguieron las instancias del evento desde la primera fila. El sacerdote Sergio Rubiolo, ex alumno de la institución, bendijo las instalaciones y luego hubo numerosos discursos y hasta una clase pública que despertó muchos aplausos. Tras el acto, la concurrencia recorrió el edificio.

“El móvil fue el bien común”

“El móvil de todos los proyectos fue dejar de lado los intereses personales y mezquinos, por el bien común.” Palabras del ex docente Miguel Vargas frente a los asistentes al acto del 80º aniversario del IPEM 49.
Recordó momentos en que la serie televisiva Mc Gyver, la que seguían los chicos, disparó un concurso de inventos. “No teníamos recursos materiales pero sí humanos”, valoró. “No fuimos a la luna pero la luna vino a nosotros: Miguel Angel Moreno, científico de la NASA, nos visitó (...). De haber continuado el concurso de inventos se pretendía llevar a los premiados a la NASA o conseguir becas universitarias. Las ganas de compartir y hacer nos hacía soñar hasta lo imposible”, expresó Vargas.
Luego, tomó uso de la palabra (el periodista) Fernando Rasso, ex alumno. Por su lado, Jorge Perona, actual docente de esta casa de estudios, remarcó: “Aquí aprendemos saberes, pero sobre todo nos enseñan a ser buenas personas”.

Palabras de la Directora

Myriam Saura, directiva de la institución, recordó los orígenes de la misma en “un lugar donde Villa María no existía, donde se estaba lejos del centro”.
“Muchos recuerdos se agolpan en estos muros”, remarcó Saura.
La docente repasó los negros momentos, allá cuando en 1996 el Gobierno desmanteló la educación técnica, y el resurgimiento de la misma con la nueva ley, en setiembre de 2005.
El colegio “volvió a equiparse con tecnología de punta”. “Muchos maestros que se fueron, son hoy nuestros jueces”, dijo en un pasaje de su alocución.

Homenaje

La extensa ceremonia, a la que también siguieron inspectores como Silvia Ballarino o la directora de Educación del municipio, Silvia Longo, contó además con entrega de placas recordatorias y homenajes.
Nelly Müller, la hija de Juan Müller, quien fuera director del establecimiento, recibió un recordatorio en honor a la obra de su padre. “Un papá para el orgullo”, dijo emocionada la señora.

Recorrido

El museo, los talleres, los distintos espacios del inmenso edificio situado en barrio Güemes fue recorrido por las diversas autoridades educativas y políticas que arribaron ayer a la mañana al acto central por los 80 años.
El jefe comunal villamariense, junto a la ex intendenta Bedano, caminó los pasillos y conversó con miembros de la comunidad educativa.
En ese entonces, se abrían las puertas del salón en que se ofreció un almuerzo. El festejó continuaba.

El acto central contó con numerosos oradores. Hubo placas recordatorias y emoción, como la de Myriam Saura y la hija de Müller